sábado, abril 25, 2009

EL OTRO JINETE

Photobucket

I

Lo que nos faltaba, la peste.
No nos bastaron los cortes de agua potable en la ciudad en los días más calurosos del año ni las proximas elecciones legislativas. Con el declarado brote de fiebre porcina (mal llamada influenza), que surge en México esta semana, podemos afirmar que algún caprichoso y antibeaner Dios ha decidido que el Apocalipsis inicie en nuestro país. ¿Por qué no? Finalmente, ya tuvimos el honor de ser anfitriones de una Olimpiada, dos mundiales de fútbol, varios concursos de belleza y de algunas cumbres mundiales, bien podemos ser los que hospeden las fiestas que darán como resultado el pomposo fin de los tiempos
(Que suene el huapango de Moncayo).

II

A parecer, los cuatro jinetes que consignaba el loquito de Patmos ya cabalgan en nuestros llanos.
Ya desde el 2006, desde la asunción del grupo que usurpó el poder haiga sido como haiga sido, se escuchan los cascos del Jinete de la Guerra. Felipe Calderón, el que se hace llamar presidente de la república, entabló en ese año una guerra estúpida y estéril contra el tráfico de estupefacientes. Por supuesto, al enano se le olvidó que el narco es la segunda fuente de ingresos del país, que regiones enteras viven y comen de las actividades relacionadas con el y que, por lo tanto, es imposible vencerlo. Derrotar al narcotráfico sería tanto como cortar una de las tres patas que sostienen al país (las otras dos son los ingresos petroleros -esos que Fox, el anterior presidente, se cansó de dilapidar-, y las remesas de los migrantes que se encuentran en los Estados Unidos).
Los resultados de las guerritas contra el narco están a la vista: cerca de 6000 víctimas mortales sólo en el 2008, la militarización –y, por lo tanto, la abolición de las garantías individuales-, en muchos puntos del país y el aumento exponencial de los abusos de las autoridades –policía y ejercito-, contra la población civil.
(Que le dé influenza a Agallón Mafafas).

III

Luego, en septiembre de 2008 se presenta el jinete del hambre.
Con el quiebre del sistema financiero norteamericano se nos deja venir una crisis económica sin precedente que, se estima –datos de la ONU-, aumentará en un 50% la pobreza extrema en el mundo. Este crack, que algunos analistas consideran peor que el de 1929, es causa de la aplicación dogmática de los preceptos emanados del consenso de Washington en los ochentas: libre regulación del sistema financiero mundial, la acción de la “mano invisible del mercado”, la retracción del estado a su mínima expresión y la defensa de los intereses empresariales por encima de los del ciudadano.
Actualmente, en muchos países del globo –incluyendo los Estados Unidos-, a raíz de la crisis mundial, se está dando marcha atrás al modelo neoliberal. El mismo Alan Greenspan, ex-director de la Reserva Federal de los Estados Unidos, y principal promotor del mencionado sistema económico, ha abjurado de él.
El único país que se ha negado hasta el momento a aplicar marcha atrás al modelo económico es –exacto, usted lo adivinó-, México. Felipe Calderón y su piara de funcionarios corruptos e ineptos fueron impuestos en el poder con el fin de defender a trompa, pezuña y espada el modelo privatizante y empobrecedor que ha llevado al mundo al borde del colapso. A partir de tal empecinamiento, y gracias a los esfuerzos del desgobierno panista, se han perdido alrededor de 500, 000 empleos por mes, el peso se ha devaluado alrededor de un 40% y el poder adquisitivo del mexicano se ha visto mermado considerablemente…
(Y vamos por más).

IV

El de la muerte ya hace tiempo que hace suertes charras en nuestro suelo.
Basta pensar en las muertas de Juárez, a las que no se les ha hecho justicia, basta recordar a las víctimas de la delincuencia –organizada o no-; basta recordar a las victimas de la represión de estado (Tlateoloco, Casco de Santo Tomás, Acteal, Atenco, Oaxaca y la APPO, etcétera). Basta recordar la terrible impunidad que campea en nuestro país y que hace posible que cualquier asesino, pederasta (con sotana o sin ella), violador, defraudador o ladrón salga libre si tiene las influencias adecuadas –y los dólares para adecuarlas- para hacer patente el imperio de la dama blanca en el país.
(Flaca, tu también...)


Photobucket

V

Finalmente, el otro jinete.
Ya desde marzo de 2009 se tenían indicios de un brote epidémico cuyos síntomas eran muy semejantes a los de la influenza. Ya se tenían focos rojos en Oaxaca, San luís Potosí y el área metropolitana.
Por supuesto, las autoridades hicieron lo que acostumbran: ignorar el problema y mentir compulsivamente. Durante todo ese tiempo no se tomó una sola acción para contener lo que podía derivar en una pandemia dada la espeluznante capacidad de contagio del virus. Fue hasta esta semana, cuando el problema llamó la atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que las dizqueautoridades tomaron cartas en el asunto. Actualmente, por lo menos la ciudad de México y la zona metropolitana, están bajo alerta epidemiológica. Las clases, a todos los niveles ya sea de enseñanza privada o pública, se han suspendido hasta nuevo aviso; en las calles las pocas personas que transitan lo hacen con cubrebocas; prácticamente todos los espectáculos masivos, privados o públicos, se cancelaron; el la tele –ese novísimo púlpito-, se transmiten mensajes invitando a la raza a quedarse instalados en la comodidad de su hogar.
Así pues, los chilangos estamos instalados en una novela de Camus o de Saramago, o esperando que la fiebre porcina nos convierta en zombis antropófagos dispuestos a devorarnos entre nosotros…
(¿Dónde dejé mi sierra de cadena?)

VI

Una excelente manera de marear la epidemia es a la Edgar Allan Poe:
Se consigue uno un castillo, se atiborran las bodegas de comida, licores y chelas, psicotrópicos, condones y sex toys, se recluye en él a algunos de los más borrachotes camaradas y de las más ligeras damiselas que se encuentren, se cierran las puertas a piedra y lodo y se organiza un megarave que dure, bien hasta que pase la epidemia, bien hasta que algún colado hijo de la mala madre llegue vestido de rojo a tosernos encima.
(Y sin tapabocas)

VII

Y para rematar, fueron los cerdos.
La actual cepa de influenza que amenaza con hacer de un simple estornudo un motivo de cuarentena, contiene ADN porcino, por lo que se presume que fue una mutación que nos saltó de algún émulo de Porky Pig.
Justicia poética. En este momento todos los chanchos que hemos consumido en tacos, carnitas, pozoles, cochinitas pibiles, lomos agridulces, tostadas de pata, tacos al pastor, lechones y demás delicias se deben estar doblando de la risa desde el inframundo porcino al que nuestra gula los destinó.
Por lo mismo, creo que lo más juicioso que podemos hacer los mexicanos en este momento sería incinerar a todos los puercos que nos encontremos, comenzando, por supuesto, por los que están en el gabinete, en los partidos políticos y en las camaras legislativas. Tal vez no contengamos la epidemia, pero moriríamos con una gran sonrisa en los labios.
(Pido mano con Agustín Catrens)


IX

Si, en serio, a México le tocó ser la sede del Armageddón, por lo menos deberíamos de resucitar a Pique, la entrañable mascota del mundial México 86, para poder hacer todo el merchandising de tan magno acontecimiento.
(Así por lo menos sería evidente que nos está cargando el chile)

Omar Delgado
2009


P.S: Cuentan que, al ver los datos de las víctimas de la epidemia, y al enterarse de que la cepa está atacando a la población de entre 20 y 50 años, Felipe Calderón, Presidente espurio de este pobre país, esbozó una ligera sonrisa y exclamó:
"Bueno... Hay que verle el lado bueno... Por lo menos descenderán los índices de desempleo".
(Esto no es necesariamente cierto, pero es perfectamente verosímil)

9 comentarios:

pvot?.. dijo...

pues yo no me siento en mera apocalipsis
sino bien
en mero libro de Saramago
Saludos

Carmen dijo...

Mi querido Omar no me satanices a mi segundo animal favorito ¿eh?
Los puerquitos de cuatro patas no tienen ninguna culpa en este asunto apocalíptico, con destino sicalíptico siguiendo el estilo Poe.

Te dejo un abrazo y beso libre de virus y miasmas indeseables.

Diego dijo...

hola me paso
buen blog
psa al mio, adios

Minotaura dijo...

Hola:

Pues no estoy nada de acuerdo, amiguito, en que seamos la sede para el apocalipsis por lo indeseable que resulta la raza mesianica. Besos
PD Eso sí, si haces la fiesta por fa me invitas, aunque tendré que ir en cuanto se me quite la gripa.

El Jinete Cibernético dijo...

Está bien, somos la sede... ¿cómo la santa sede? No, esa no sede ni en defensa propia. Es que estamos tan acostumbrados a que nos ninguneen. Omarcito (Humorcito) tienes razón, creo que debemos abrir más los ojos y cerrar más la piernas. Basta de que nos cojan con cualquier pretexto; sé que no tenemos mucho de que asustarnos, es una enfermedad perfectamente curable, es marranil y perfectamente sana (es decir, ninguna vacuna le ha hecho nada). Tan está sana que, ya ves, en una carrerita de 72 horas le ganó a nuestras queridas autoridades y llegó a nivel cuatro antes que los otros llegaran a nivel 2. No es apocalíptico... es epiléptico, lo cual es totalmente explicable con lo etílico de el Sr. presidente del empleo (que parece que nos va a conseguir bastantes chambas, luego de esto. Los dedos se me hagan chicharrón).

Dolores Garibay dijo...

Ay Lobito, si supieras toda la clase de mafufadas que he escuchado al respecto... van desde represiones políticas hasta ataques extraterrestres pasando por bioterrorismo, y profecias mayas que se están cumpliendo.

La mamá de mi mejor amiga jura y perjura que este es en verdad el apocalípsis y que nuestra misión en la vida, para lo que nacimos, es para sobrevivir y perpetuar a la raza humana.

Besos (con cubrebocas, pro supuesto) chilangos

Juan Carlos Esquivel Soto dijo...

Muy buen texto, Omar. Aunque olvidaste decir que en el Mercado no hay mano invisible; sino mano negra...
Saludos

El Lobo dijo...

Ustedes disculpen la tardanza en contestar. Las malas influenzas me hicieron esconderme en un bunker hasta que amainara la epidemia:

a) PVOT:
Bueno, querida, tanto como en libro de Saramago, no, por mucho que los mass media trataron de cegarnos de otras noticias (Como la recesión, por ejemplo).
Saludos, guapa.

b) Carmen:
Gracias por el beso, uno igual con gel antibacterial.
Lástima por el chanchicidio en Egipto. Ojalá y mejor nos los hubieran mandado aquí para hacerles los debidos honores.
Cuenta una leyenda persa que un puerquito que no muere en un cazo de carnitas o en un horno de lechón no puede acceder la gran porqueriza celestial y regresa a este mundo rencarnado en político.

c)Diego: Gracias. Buen blog el tuyo, también.

d) Minotauta:
Pues debo de tener la suerte del diablo para que me visites. Claro que estas invitada al apocalíptico rave Poesiano (y, por supuesto, que no me importaría ser contagiado por tí)
Besos sin tapaboca

e) Jinete:
Estimado amigo, a como van las cosas, es muy probable que los chilangos lo único que hayamos hecho es darle una reforzada al virus, mismo que en algunos pocos meses (y ya con el gen chilaquil), diezmará a la humanidad.
Ahora sí nos amolamos, pues tendremos además que repoblar el mundo...
En fin.

f) Chas!
Ay, mi Lolita. Yo he escuchado también mucha estupidez en estos días, pero ninguna se compara a las que escupe un tipo (¿Vendedor de autos usados?¿Telepredicador?¿Santo de los últimos días?)que sale en la tele y que le dicen Felipe Calderón. Hasta parece que le pagan por decirlas
(Y creo que sí)
A ver si nos vemos pronto, aunque sea con tapabocas.

g) Encobijado:
Un placer leerte, mi hermano.
Te corrigo: La mano del mercado, más que invisible o negra, es la mismísima mano peluda...
Cuídese allá en Juaritos.

Lobo

Emmiux! dijo...

Quiero leer ese libro de usted. ¡Felicidades señor de la noche!
E!