miércoles, diciembre 21, 2005

Crítica de "Diablo Guardián" de Xavier Velasco


DIABLO DE MI GUARDA, DULCE COMPAÑÍA.

Acerca de “Diablo guardián” de Xavier Velasco.

¿No te parezco demasiado gorda para problema, y aparte demasiado flaca para solución?
El dictamen se publicó en febrero de 2003, parco y directo, explica las razones por las cuales se otorgó el premio Alfaguara de Novela 2003 a la obra llamada “Diablo guardián”, de la pluma del mexicano Xavier Velasco. Este dictamen, de menos de media cuartilla, causó una revuelta en el mundo literario hispanoamericano. Las mafias de siempre se volvieron locas, devanándose los sesos para encontrar el porqué un ilustre desconocido como Velasco fue el ganador de uno de los premios literarios más codiciados de habla hispana.
Poco dice la solapa del libro acerca de él: nativo de San Ángel, desertor de ciencias políticas, practicante de deportes extremos (Tal vez la literatura entre ellos), escritor de crónica roquera-noctámbula, peregrino en los terrenos de la publicidad. Previamente el autor poseía tres obras, dos novelas y un ensayo, que formaban un flaco background antes del Alfaguara.
Después de la mención, la novela comenzó a alcanzar una legitimidad más allá del premio: la gente la leía, le gustaba, y la recomendaba. Las librerías pronto agotaban sus estantes de la publicación, y era endemoniadamente difícil encontrarla. “Diablo guardián” alcanzó lo que no se consigue fácilmente, aún con el Alfaguara, el Villaurrutia o cualquier otro galardón literario: el gusto en el lector.
Si se lee el dictamen del premio, el jurado aclara que ha “ …valorado el tratamiento del lenguaje oral al servicio de una narración que cautiva al lector por su dinamismo, gracia y tono picaresco…”, además, dice que la novela “...abre perspectivas originales al presentar los conflictos de lenguaje y cultura que surgen en el encuentro de lo hispano y lo norteamericano, a través de la voz y las peripecias de un extraordinario personaje femenino. …“
En fin, demasiado tentador para dejar de leerlo.



Porque a mujeres como yo no las conoces: las contraes.
La anécdota es sencilla en apariencia: Narra las peripecias de una jovencita de 16 años, llamada Rosalba, y auto-bautizada Violetta, que huye a Nueva York después de robarle más de 100 000 dólares a sus padres. Estos, unas finísimas personas quienes también le habían afanado mencionada lana a la Cruz Roja. Una vez en la gran manzana, después de que su botín se esfuma, Violetta sobrevive enganchando “mariditos” en hoteles, y enganchándose a sí misma con la conspicua doña Blanca (Dama que conoce la gente de grandes aspiraciones). Así se la pasa la chica hasta que un día llega Nefastófeles, falso junior y herdero, y se cuelga de Violetta como maldición. El Nefas, una vez que se gana la confianza de Violetta, se dedica a explotarla aprovechándose de su condición de wet back Cuando la chica se cansa, huye de nueva cuenta a la ciudad de México, y toma chamba de escort (eufemismo para maquillar el concepto de puta de alto nivel). Después de un sangriento incidente con judiciales, en donde casi pierde la vida, Violetta se reencuentra con Nefastófeles, quien la atrapa de nueva cuenta. Nefastófeles, llamado en México Rudy Ferreiro, es ejecutivo en una agencia de publicidad en donde obliga a Violetta a trabajar, ayudado por la finísima familia de ella. Ahí, la chica se dedica a convencer a los clientes potenciales por métodos heterodoxos y horizontales, ganándose el nombramiento de la Licenciada Posturopedic. La familia de Rosalba la mantiene en la casa, y le cobra los cien mil dólares ayudando al “fino y educado” licenciado Ferreriro a mantenerla a raya. Es en la agencia de publicidad en donde Rosalba/Violetta conoce a quien será su diablo guardián: El autodenominado Pig.
El libro está dividido en dos partes: en la primera, Rosalba cuenta su historia desde su escape a la gran manzana hasta su caída en la agencia de publicidad. Esta parte está contada en primera persona. La segunda parte relata la historia del diablo guardián Pig, desde su infancia como niño rico hasta su incursión forzada, a los treinta, en el mundo de la publicidad. La novela comienza con el entierro de Rosalba /Violetta visto por Pig, y después narra el cómo se llegó a este punto. Los capítulos se intercalan: uno para la historia de la chica, el otro para la historia de Pig. La anécdota del sepelio sirve para amarrar al lector, y lo obliga a descubrir la historia de Violetta, y en menor medida, la del diablo guardián.

La vida era un Nintendo inagotable, un pinball sin agujero, una puta ruleta con el imán debajo de mi número…
La construcción de personajes de Velasco es uno de los puntos fuertes de la narrativa. Violetta es una prostituta que se aleja totalmente del lugar común: está más emparentada con el lazarillo de Tormes que con Naná. Desparpajada y directa, Violetta no tiene reparos en poner el dedo en la llaga en los vicios de la clase media mexicana o incluso en parodiarse a sí misma. Nunca es plañidera, ni siquiera cuando está bajo la bota de Nefastófeles. No es un ángel y lo exhibe con desparpajo: es capaz de enganchar clientes en una iglesia, frente a las esposas de estos, o de desnudarse frente al hijo del jardinero de su familia, para que este la ayude en el robo de los cien grandes; a pesar de esto (o quizá por esto), Violetta es adorable, nunca autocomplaciente, nunca hipócrita.
No es posible descifrar a Violetta sin conocer a su familia: media clase, pretenciosa y amiga de lo ajeno. Obliga a sus hijos a teñirse el pelo y a hablar en ingles para parecer gringos, y no tiene reparos en explotar a su hija mayor. Ella se reconoce en esta familia, y acepta esos defectos en su persona: le encanta la lana, no tiene reparos en usar cualquier medio para conseguirla, y es clasista al extremo. Tal vez esto sea uno de los puntos más creibles y disfrutables de la novela: Violetta evidencia con su actitud dos de los defectos más evidentes del mexicano: su adoración por lo extranjero y su irremediable clasismo. Siempre habrá otro por debajo de ti: el clasemediero define como naco al que vive en los arrabales; este le dice chundo a la gente de campo, y esta última se pitorrea del indito del monte. En esta clasificación taxonómica solo hay alguien por encíma de todos: el Quetzalcóatl rubio y ojiclaro, de habla incomprensíble, que llega cargado de baratijas, y a quien se admira y se envídia. Ver esta exhibición de los vicios del wannabe mexicano es como encontrar un enorme barro en la imagen que te devuelve el espejo: desagradable, pero real.
Acerca del diablo guardián, se puede decir que es el último eslabón de una familia de abolengo en decadencia. Sus padres mueren cuando es muy pequeño, y él es adoptado por su abuela, a quien llama “mamita”. Su vicio es escribir, y lo hace con el sigilo del onanista. Tiene amigos, pero éstos no tienen mucho impacto en su vida. Cuando mamita muere, se dedica a dilapidar la herencia familiar, al tiempo que incursiona en la crítica periodística de cine, donde se dedica a dinamitar los filmes sin importar lo dorado del nombre del director en los créditos. Es un provocador nato, nihlista y ausente, a quien se le percibe una gran angustia, apenas disimulada bajo la máscara. A los treinta, llega (con ganas de no quedarse), a la agencia de publicidad donde conoce a Rosalba/ Violetta.
Los demás personajes de Velasco son unidimensionales, debido a que son retratados por dos puntos de vista parciales: Violetta (En la narración en primera persona), y el narrador omnisciente que cuenta la historia de Pig (Que es muy cercano a él). Probablemente este sea el rasgo más débil de la novela, pues salvo la chica y el diablo guardián, los demás personajes carecen de consistencia, y funcionan solo como vehículo para los principales. Si en la novela funcionan, es por la empatía que Violetta causa en el lector, haciendo que éste se crea los personajes sin importar su falta de desarrollo
Mención aparte merece el antagonista: Nefastófeles/ Rodolfo Ferreriro. Este personaje se sale de lo superficial debido a que Velasco supo construir un personaje absolutamente repugnante, y al mismo tiempo verosímil. Violetta describe muy bien su personalidad, y la manera de abordarla, en este pasaje: “...los lambiscones se esmeran como putas menopáusicas para hacerte creer que son muy útiles. Se vuelven herramientas, aparatos, utensilios, lo que sea con tal de que los acomodes en cualquier cajón. Cuando ya están ahí,, se la van arreglando para tomar posiciones.” El Nefas llega casi imperceptiblemente a la vida de una Violetta cocainómana y dealer, y poco a poco toma control de su vida. Aprovecha sus debilidades y las revierte contra ella. En cuanto menos lo espera, él ya la está regenteando. La vida que la chica había ganado se le vuelve cárcel, y tiene que escapar, regresar a México, para sacudirse tamaña sanguijuela del lomo. Lo que nunca esperó Violetta, es que el Nefastófeles reencarnaría en la figura de Rudy Ferreiro, y que la volvería a reclutar a su servicio.
Un rasgo particular del Nefastófeles es su absoluta falta de gusto (que el dinero no esconde, sino más bien acentúa), visible en sus camisas de seda color rosa mexicano y en su costumbre de dar caviar al gato. Es un arribista dispuesto a todo por trepar, y por tanto, creible en la medida en que cualquier lector lo podrá identificar con alguno de sus conocidos.

Una cosa es tragar mierda de vez en cuando,y otra es pedir que te sirvan otro plato.
Muchas cosas son memorables en la obra de Xavier Velasco, no solo los personajes o la situación picaresca. Además, trata ciertas cuestiones sociales de manera muy actual y sincera, tal como el clasismo (que ya se mencionó), o el fenómeno de la prostitución.
Violetta es una suripanta atípica en la literatura: no espera a su redentor, como cualquier Magdalena; no es castigada a la manera de Naná o de Santa; Tampoco es una femme fatale sin entrañas ni matices. Sus razones para entrar al oficio más viejo no son las de siempre: no es por pobreza, ni por engaños, sino su vehículo para rebelarse de un entorno al que sabe que pertenece, pero que detesta. Su discurso es creíble (y eso lo sabe cualquiera que trate o haya tratado con sexoservidoras) porque no cae en los clichés. Violetta no se la pasa flagelándose por sus acciones, ni es un ser sin esperanza. Es vivaz sin ser ingenua, y realista sin ser amargada. Como todas las suripantas, ella elige un nombre-máscara. Llamada Rosalba de nacimiento, escoge ser Violetta, un nombre que su abuelo había definido “de puta”. Pero al contrario de sus compañeras de oficio, ella no usa su nombre “artístico” para esconderse, sino para mostrarse. Violetta es quien ha escogido ser, no Rosalba. (Rosa del Alba: nombre odiado por naco y pretencioso). Así, su nombre-máscara es ella, y su nombre original es el que usa como parapeto.
A nivel narrativo, la novela tiene un acierto en la narración de Violetta: ella está grabando cintas con la historia de su vida para el Diablo Guardián, por lo que su narración es muy oral, suena más como una buena plática que como un escrito bien redactado. Violetta se desvía del tema que cuenta, suelta exabruptos, saca conclusiones, lo cual ocasiona que el lector caiga en el truco: más que leerla, uno la escucha susurrando su vida, obra y milagros. Su narración siempre es creíble, por que Velasco emula muy bien el hábla y la psicología de una chica de veinticuatro años, con inteligencia, pero sin mucha cultura formal: ella nunca citará a Nietzche, pero sí hablará de Superman. Además, su narración no lo hace en un español puro, sino en la lengua de alguien que ha vivido en Estados Unidos. Velasco une los dos idiomas, creando un tercero alejado incluso del Spanglish. Sus “Pochismos” se escuchan fluidos y no molestan.

En los ojos de Violetta cabían todas las enormidades posibles, por eso eran inmensos.
¿Por qué leer a Xavier Velasco? ¿Por qué saber de Violetta, y enamorarse de ella, y querer el puesto del Diablo guardián?
En primer lugar, por que Velasco se aleja de toda pretensión; no echa machincuepas lingüísticas ni malabares literarios para recibir el aplauso de los de siempre. Él simplemente realiza un labor que a muchos escritores se les olvida: contar una historia.
Velasco no suelta netas, simplemente cuenta situaciones; no predica, pero a través de sus personajes y las aventuras de estos el lector se involucra, saca conclusiones, asiente con una sonrisa, se vuelve cómplice.
En segundo lugar, por que su prosa es adictiva. No se lee: se inhala, se esfinta. Su ritmo es trepidante, y lleva al lector de Nueva York a México, de la quinta avenida a los arrabales neoyorquinos, de una fiesta de narco-tiras al tédio de una agencia de publicidad. El ritmo recuerda mucho la novela beatnik, en especial a On the road, de Jack Kerouac. Violetta es una beatnik posmoderna, que narra rapeando, así como los beats narraban a ritmo de Bop[1].
En tercer lugar, por que critica sin criticar. Pone en la picota los vicios de una sociedad mexicana que mira hacia el norte como el Musulman a la Meca, al tiempo que desdeña lo que tiene al sur. La historia es actual y uno la reconoce por que Violetta encarna las dos condiciones que el libre mercado trata de imponer a los habitantes del mundo: hablar ingles y ser puta.
En cuarto lugar, por que Velasco recrea frases hechas, lugares comunes, y las vuelve memorables. Los subtítulos de este escrito son solo algunos ejemplos de ello.
Y en quinto lugar hay que leerla por que es la mar de divertida.

Ser puta es como bailar: es cuestión de agarrar el ritmo

Para finalizar, agrego dos fragmentos particularmente memorables de la novela “Diablo guardián”.
Ejemplo de narración de Violetta:
“¿Cómo quieres que empieze? Daddy had a little lamb? Soy oveja, ya sé, mi destino es vivr entre el rebaño. Pero eso sí: primero negra que mestiza. Mís papás son ovejas mestizas, yo salí negra y con modales de cabra. Soy la verguenza del rebaño, y en eso estamos más que correspondidos. Por mí, ni los conozco. Soy el cordero que le saca lo cerdo al buen pastor, pero también lo buen pastor al cerdo ¿no te parece lógico que a mi diablo guardián le digan Pig? “

Parábola del buen postor.
“Había una vez un buen pastor, que un día se escapó con la oveja más negra del rebaño. Nadie podía explicarse como un hombre tan bueno se había dejado seducir por aquella putilla de mala entraña. Cierta vez sus antiguas ovejas, que por supuesto eran todas mestizas, los vieron bajar juntos de un corvette amarillo . Cuando le preguntaron de donde había sacado ese coche tan lindo y tan cabrón, el pastor les contó que se había ganado el dinero apostando la lana de su oveja negra, y ellas, claro, se derretían de rencor, por que sabían que nunca en sus re corrientes vidas iban a tocar un coche tan lindo y tan cabrón. Pero se equivocaban, por que al siguiente día vino el corvette y las atropelló, por envidiosas. Mientras sus almas de borrego rascuache se elevaban al cielo se escuchaba una voz en la tierra diciendo: yo soy el buen postor, quien apueste por mí no volverá a ser prángana “
[1] Un tipo de blues muy popular en los años 50´s

7 comentarios:

michelhunor57879367 dijo...

Make no mistake: Our mission at Tip Top Equities is to sift through the thousands of underperforming companies out there to find the golden needle in the haystack. A stock worthy of your investment. A stock with the potential for big returns. More often than not, the stocks we profile show a significant increase in stock price, sometimes in days, not months or years. We have come across what we feel is one of those rare deals that the public has not heard about yet. Read on to find out more.

Nano Superlattice Technology Inc. (OTCBB Symbol: NSLT) is a nanotechnology company engaged in the coating of tools and components with nano structured PVD coatings for high-tech industries.

Nano utilizes Arc Bond Sputtering and Superlattice technology to apply multi-layers of super-hard elemental coatings on an array of precision products to achieve a variety of physical properties. The application of the coating on industrial products is designed to change their physical properties, improving a product's durability, resistance, chemical and physical characteristics as well as performance. Nano's super-hard alloy coating materials were especially developed for printed circuit board drills in response to special market requirements

The cutting of circuit boards causes severe wear on the cutting edge of drills and routers. With the increased miniaturization of personal electronics devices the dimensions of holes and cut aways are currently less than 0.2 mm. Nano coats tools with an ultra thin coating (only a few nanometers in thickness) of nitrides which can have a hardness of up to half that of diamond. This has proven to increase tool life by almost ten times. Nano plans to continue research and development into these techniques due to the vast application range for this type of nanotechnology

We believe that Nano is a company on the move. With today�s steady move towards miniaturization we feel that Nano is a company with the right product at the right time. It is our opinion that an investment in Nano will produce great returns for our readers.

Online Stock trading, in the New York Stock Exchange, and Toronto Stock Exchange, or any other stock market requires many hours of stock research. Always consult a stock broker for stock prices of penny stocks, and always seek proper free stock advice, as well as read a stock chart. This is not encouragement to buy stock, but merely a possible hot stock pick. Get a live stock market quote, before making a stock investment or participating in the stock market game or buying or selling a stock option.

crishunor7450 dijo...

I read over your blog, and i found it inquisitive, you may find My Blog interesting. My blog is just about my day to day life, as a park ranger. So please Click Here To Read My Blog

Anónimo dijo...

vero dice: "Leer este libro es mas que sentir la vida de violetta como una chica extremista e inconsistente. quisas mientras leia queria pensar que la historia era verdadera pero mi cerebro tenia seguro de que solo era ficcion y aun asi cada capitulo en el que habanzava me seguia preguntando si habria en la vida real un caso tan identico o paresido a este, pues no creo que existan personas con tal ambicion como rosalva (violetta) que esten dispuestas a hacer hasta lo inhumano o imposible y dejarse humillar o caer y escupir por una persona a la cual no les da nada solo exije o pide y estes dispuesto aun asi pues savez que la recompensa por dinero sera buena y pienzas en que despues de cada golpe o cada vez que te escupen es como si te aventaran villetes de mil en la cara. a mi pareser si ade haber personas asi solo que aveces la ambicion nos gana y nos pierde en un mundo tan al raz del suelo que no vemos mas haya de la tierra y pensamos que despues sera bueno".

Anónimo dijo...

Gracias por escribirlo, me di cuenta de muchos aspectos en la profundidad de la novela y de los personajes de los que no me había dado cuenta.

Anónimo dijo...

SOY VERO Y DIGO: ME RECORDO A TODOS LOS NOVIOS CON LOS QUE ME HE ACOSTADO, HE TENIDO SEXO COMO UNA ZORRA, NO VOY BIEN EN LA ESCUELA Y NO TENGO METAS NI OBJETIVOS EN LA VIDA. SOY COMO VIOLETA, ME DEJO VEJAR, MANOSEAR, SOY UTILIZADA COMO OBJETO SEXUAL DE NIÑOS FEOS, NO ME DOY CUENTA, PERO SE QUE ME GUSTA PERDER MUCHO TIEMPO A CAMBIO DE MIS CALENTURAS DE DIA Y DE NOCHE. PERDI UN AÑO DE ESCUELA POR SER CALENTURIENTA, PENSE K ERA MI MEJOR CAMINO, ENGAÑO A MI MADRE Y LA UTILIZO PARA QUE ME PAGUE MI PASAJE POR LA VIDA... ASI SOY Y ASI SERE TODA LA VIDA, BIEN MEDIOCRE.

Anónimo dijo...

Velasco es un genio

Anónimo dijo...

Pésimo libro, pésimos personajes, tan creíbles como telenovela de televisa. Lo he leído tres veces, tratando de darle una oportunidad y no. Violetta es una tipa superficial, no importa que sea puta, que se drogue, que le gusten los Pixies, no deja de ser una "heroína" que asquea, finge ser original, pero es del montón de tipas que sólo cogen por dinero, ¿eso es extraordinario? Para mí no.