miércoles, octubre 10, 2007

El clavel negro

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Y de repente, sin que nadie se lo pida, aparece el héroe.
Puede darse cita en cualquier época, pero tiende a hacerlo en los tiempos en los que la destrucción y el caos azotan un lugar y a una sociedad; cuando la muerte se ensaña con un grupo de gente indefensa. Es un personaje de extremos, pues surge durante un terremoto, una inundación o cualquier otro cataclismo. Pero especialmente brilla cuando el desastre es provocado por la estupidez y rapiña tan propias del ser humano.

Tal es el caso de Harad Edelstman, "El Clavel negro". Personaje bon vivant, seductor y aristócrata que tenía la costumbre de aparecer en los lugares en donde el hombre se cebaba con sus semejantes. Como parte del cuerpo diplomático de Suecia, estuvo en Noruega y en Berlín durante lo más crudo del nazismo, apoyando a la resistencia y protegiendo judios perseguidos por la locura facista; se hizo presente también en Guatemala ayudando a la guerrilla que peleaba durante una de sus muchas dictaduras militares. Sin embargo, muy especialmente, se le recuerda por la gallardía que mostró en los meses posteriores al golpe de estado que derrocó (Y asesinó), a Salvador Allende, en la República de Chile.
La película El Clavel negro (The black pimpernel, 2006), narra esos días sangrientos que precedieron al primer 11-S, cuando Edelstman ya había sido nombrado embajador de Suecia. Al personaje se le presenta como un ser humano, con fallas y vicios, pero también como un hombre de increible valor, capaz de arriesgar el pellejo abriendo las puertas de la embajada sueca a los perseguidos, tratando de proteger a la embajada de Cuba -la cual fue atacada luego de que Pinochet subió al poder-, o visitando el lóbrego estadio nacional para tratar de salvar la vida de su joven ayudante o de una cincuentena de prisioneros uruguayos.


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El verdadero Harald Edelstman (1937-1989)

La película tiene ciertas partes en donde se aprecia la intención del guionista de llevar la historia por los caminos del melodrama, entre ellos destacan la relación que entabla con la Comandanta (una solvente Kate del Castillo) o cuando la misteriosa Ana (la siempre cumplidora Lumi Cavazos), le revela su verdadera identidad. Estas partes son las más débiles del filme. Afortunadamente, la contundencia de los hechos y de las acciones del Edelstman histórico son lo suficientemente fuertes como para soportar estas licencias. La película, a pesar de estos baches, es memorable en muchos sentidos.
Destacable y conmovedora la escena en que el funcionario sueco abre las puertas de la representación diplomática para dar refugio a los perseguidos políticos; enorme la actuación de Daniel Jimenez Cacho como un militar con alma (eso es actuar y no mamadas); pero, sobre todo, soberbio el actor Michael Nyqvist en el papel del Clavel Negro. Tal vez lo que más estremece es que la mayoría de los hechos más espeluznantes de la película fueron reales, incluso que furon filmados en los mismos lugares en donde ocurrieron (el estadio nacional, por ejemplo)
Entre muchos otros méritos que tiene la película, el más importante es que nos recuerda que hubo un tiempo -no tan lejano como nos gusta creer-, en el que un gobierno legítimo podía ser derrocado por una runfla de bestias capaces de sacrificar miles de vidas en aras de un supuesto progreso o para eliminar un ficticio peligro para el país (¿A qué me suena, a qué me suena?).
Por fortuna, donde aparecen estos horrores, siempre aparecen los Edelstman, dispuestos a defender el valor máximo, ese que está por encima de ideologías, colores o doctrinas:
La vida humana.



Omar Delgado
2007

3 comentarios:

Cebolla dijo...

Te quiero contar que gracias a esta entrada conseguí la película y la miré. Aunque me sigue fastidiando que se rueden películas con actores latinoamericanos en países latinoamericanos a los que se las hace actuar en inglés, me impresiona que haya pasado lo que pasó en Chile, tal como se relata. Como para no olvidar lo que fueron nuestros gobiernos de facto.

negrita dijo...

todavia no consigo verla , pero la estoy buscando por todos lados, si alguien sabe si la puedo descargar de algun lado se los agradeceria ya que no esta en los cines y la piratearon del cine, ya van 35 años del golpe , yo tengo 28 y nunca se me va a olvidar lo que vivi en la dictadura, a todos nos afecto, esperemos que el pueblo no lo olvide para que nuestra historia no se repita

Rosa dijo...

Lobo, gran comentario de la peli... Te encuentro todita la razón...acabo de verla y motivada por conocer mas de la historia de Edelstman me encontré con tu blog. Me sorprendió que aunque de manera bastante sútil,fueron capaces de mostrar la involuración de estados unidos en el golpe militar (cuando están tramitando la expulsión de edeltsman del país). Lamentablemente la realidad supera la ficción y el dolor y represión que vivieron tantas personas es imposible de plasmar en una pelicula. Por miles de historias cercanas, se que fue mucho peor. Y como dice una canción chilena...es necesario trabajar con la memoria ..."para que nunca mas en chile"...para que nunca más en ningún otro pais. Saludos desde el sur a los hermanos mexicanos