sábado, abril 14, 2007

De abortos






Si hubiera yo nacido mujer, seguramente sería muy cagado: sería más parecido a una luchadora a la Xochitl Hamada que a una modelo de Victoria´s Secret; vestiría cazadora de cuero y cabalgaría en una harley. lo más seguro es que fuera yo Les (Hay gustos que ni siquiera unas gónadas pueden quitar, y el gusto por la piel femenina es uno de mis más arraigados); sería yo una biker chelera y desmadrosa, de pelo corto e ideas motorizadas.
Si algún día, mi hipotético yo mujer se embarazara, es probablemente que tendría al chamaco (Obviamente, después de mandar a la chingada al culpable de mi gravidez); por otro lado, si ese embarazo fuera el producto de una violación o si pusiera en riesgo mi vida, optaría por el aborto.
Sin embargo, a menos que un matrimonio divino me agarre de su Tiresias, Nunca seré mujer, y por lo mismo, nunca me embarazaré. Sin embargo, yo quisiera que las mujeres que amo -hermanas, amigas, amigas con derechos, y mis exes-, estuvieran amparadas por la ley y por el estado en el caso en que quisieran realizarse un aborto.
Yo, como hombre, poco tengo que decir. Mi opinión es que las mujeres son dueñas de su cuerpo y de las decisiones que lo afecten.

El proximo 26 de abril se votará en la Asamblea de Representantes del D.F. la despenalización del aborto en la ciudad de México. Si esa enmienda es aprobada, se podrá concluir un embarazo en las primeras etapas del mismo (Antes de la semana diez, según recuerdo).
Este periódo de tiempo (el que los legisladores proponen para terminar con un embarazo), me parece bastante prudente debido a que el feto aún no tiene corteza cerebral ni sistema nervioso, (La cual se forma alrededor de la semana doce, si la memoria no me falla), por lo tanto, no sufriría de ninguna manera durante el proceso. Me parece bastante razonable que se utilize este parámetro (el del sistema nervioso, y por consiguente, el de la actividad neuronal), para definir el momento en el que un feto está vivo. Legalmente, la muerte clínica u óbito se presenta cuando el difunto presenta un electroencefalograma plano, es decir, cuando SU CEREBRO HA DEJADO DE TENER ACTIVIDAD. Análizandolo de esa manera, es lógico que se utilice el mismo parámetro para definir el inicio y el final de la existencia.
Por desgracia, un tema tan controversial como el aborto siempre es un pretexto que utilizan los grupos conservadores para impulsar su agenda y sus valores. Desde que se propuso dicha ley, grupos como Provida, la Asociación Nacional de Padres de Familia, la Iglesia católica, Chespirito (Sí, no es broma), y la propia presidencia se han manifestado en contra de la legislación. Han llegado incluso a las amenazas en diferentes tonos (La excomunión, la más sonada), contra los asambleistas que se atrevan a atentar contra lo que ellos llaman "la vida".

Y yo me pregunto ¿En realidad a toda esta runfla de persinados les interesará sinceramente la suerte de un no-nato? ¿Verdaderamente le preocupará al cavernal Norberto Rivera, protector de pederastas, lo que le pase a un bebé?¿En serio le quitará el apetito a Millonésimo Zepeda, confesor y cuate de narcos? ¿Le preocupará tanto al presidentito Felipe Calderón, siendo que con las políticas que apoya y promueve condena a millones de niños mexicanos a la miseria y al hambre? ¿Le quitará el sueño el tema del aborto a Roberto Gómez Bolaños, mafioso de la T.V. mexicana, quien ha contribuido como nadie a la estupidización del pueblo de México? ¿Será sincero Jorge Legrado Simón (¡Perdón! Serrano Limón), o sólo es un vivales que ha hecho un n jugoso negocio a base de colgarse de la "Defensa de la vida"?



Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El doctor Roberto Gómez Bolaños, máximo intelectual panista, dando una sesuda plática acerca de derechos reproductivos


Sinceramente, lo dudo.
Más bien, toda esta tropa de neocristeros tiene miedo de lo que implica una ley de este tipo en un país como México. Ellos, que han vivido y se mantienen de un sistema injusto y autoritario, les aterroriza que las mujeres tengan la libertad de decidir sobre sus cuerpos; les quita el sueño que en la ciudad de México la gente ejerza sus derechos reproductivos y sexuales (con sociedades de convivencia, con derecho al aborto, y proximamente con eutanasia pasiva), con entera libertad. Estos monaguillos, cuyas principales armas son el miedo y la ignorancia, están concientes de que una sociedad que es libre en su sexo y en su vida pronto tomará conciencia de otras libertades y luchará por ellas.

Eso es lo que les preocupa, en realidad.
Ojalá y nuestros asambleistas no se rajen, que la despenalización del aborto se haga ley y reivindique un derecho que las mujeres han tenido desde siempre: el de decidir sobre sí mismas.
Y también, ojalá y se apruebe sólo para darnos el gusto de mostrarles a los hipócritas del gobierno y de la iglesia que, a pesar de todos sus fraudes y triquiñuelas, a pesar de todo su poder, su dinero y sus campañas de odio y de miedo, la ciudad de México tiene vocación libertaria.
Omar Delgado
2007

1 comentario:

BerenOiSe dijo...

Está muy chingona la imagen hasta me dieron ganas de robarla.

cuando digo que estoy a favor del aborto, entre mis amigas, todas voltean y me miran como si fuese yo un demonio... snif!