jueves, septiembre 13, 2007

Los gandallas también lloran

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Ayer fue un espectáculo bastante agradable (por lo menos para los que aborrecemos a los zares de los medios de comunicación), el ver cómo los loritos de la pantalla chica soltaban el llanto y escupían sangre ante la aprobación de la nueva ley electoral mexicana.
Y no es para menos, pues para tan distinguidos señores (Emilio Azcarraga Jean y Ricardo Salinas Pliego, los principales), los pagos por publicidad en tiempo de elecciones resultaban un redondo y pingue negocio. En tiempos electorales sólo tenían que estirar la manita para recibir miles de millones de pesos por inundar el espectro radioeléctrico de spots, calumnias, opiniones mañosas y mierda en general. La reforma de la ley electoral, aprobada el día de ayer por el senado de la república, restringe enormemente la publicidad partidista: el negocio se les fue a los señores.
Por supuesto, Televisa y TV Azteca no se quedaron callados ante lo que consideraron un despojo. Como medida de presión al congreso, durante semanas atacaron la consabida reforma, tomando como estandarte la defensa del inutil de Luis Carlos Ugalde, consejero presidente del IFE (Instituto Federal Electoral, organismo que regula las elecciones en México).
El martes 11, sin embargo, las televisoras llegaron al borde del ridículo al protagonizar una cuasi-manifestación con sus empleados, encabezados por esos baluartes de la objetividad que son Javier Alatorre (informador estrella de la TV del Ajusco), y Joaquin López Dóriga (Prima Donna de Televisa); para su desgracia, esa acción tan contestataria tuvo el ejemplo contrario, pues los senadores de la república, esa misma noche, aprobaron la nueva legislación.
Por primera vez en mucho tiempo, los senadores merecen un aplauso: por una vez cumplieron con su deber. Sin embargo, esto no tuvo que ver con su celo democrático o por su profesionalismo, sino por puro y simple cálculo político. El 2006 demostró el temible poder de persuación de los medios de comunicación electrónicos en una elección que dejó fracturada a la república. El grupo político al que pertenece Felipe Calderón, actual dizque presidente, logró obtener el apoyo de los concesionarios para tomar el poder. Las acomedidas (en ese entonces), televisoras fueron un apoyo indispensable para denostar y atacar al candidato izquierdista a la presidencia, Andres Manuel López Obrador. Azcarraga Jean, Salinas Pliego, los panistas y la oligarquía mexicana en general, emprendieron una guerra sucia de un dolo e intensidad pocas veces vista para evitar que el tabasqueño ganara la elección.
Gracias a la Tele, es presidente el Peléle, eso, ni quien lo dude. Sin embargo, tanto él como los priistas se dieron cuenta de que, si bien en esta ocasión los medios electrónicos los apoyaron, tienen el poder suficiente para quitarlos si así conviene a sus intereses. Se dieron cuenta de que Azcarraga Jean y Salinas Pliego tenían demasiado poder. En realidad, el PRI y el PAN tuvieron miedo del tigre que habían creado (el cual les ayudo a despedazar al Peje), así que decidieron, una vez eliminado el enemigo (por lo menos, en apariencia), quitarle colmillos y garras.
Todavía falta por verse si las reformas a la ley electoral pueden ser puestas en práctica (El presidente, en un arrebato de niño héroe hertziano, puede vetar la ley); sin embargo, la nueva legislación es un avence importante para hacer del juego electoral una competencia más equilibrada.
Omar Delgado
2007




COLOFÓN: Dame la gasolina


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket



Apenas estabamos celebrando la nueva ley electoral, cuando los legisladores (en este caso, los diputados), se les ocurre la puntada de aprobar el nuevo gasolinazo, es decir, un impuesto de 5% a los combustibles de vehículos automotor.
Algunos políticos han declarado, así de frente, sin morderse la lengua, que dicho aumento sólo afectará a los dueños de automóviles. Estos finos caballeros seguramente creen que el pueblo de México está conformado por subnormales si piensan que les creemos tales barrabasadas.
Cualquier mercancía (desde una alcachofa hasta un motor) debe ser transportada a través del territorio nacional por tierra... por medio de camiones, que utilizan diesel. Es obvio que el aumento a la gasolina traerá un aumento proporcional a todas las mercancías que se venden en el país.
Es decir, todo será más caro...
Lo bueno es que los diputetes pensaron en el pueblo mexicano, pues decidieron que el aumento sería gradual, a aplicarse en los próximos 18 meses...
Detallazo... Nos la van a meter, pero en abonos.
Omar Delgado
2007

3 comentarios:

Berenoise dijo...

yo por eso no leo el periodico, ni veo los noticieros, ni terminé de leer tu post... snif!!

pero ando de con una apatia politica que me bloquea para no recibir esa info.


de todas maneras besitos.

miss you Sr. De las noches.

Berenoise dijo...

ya me di cuenta porque en las noches que vengo a leerte hay dos online, de hecho te lo iba a preguntar en un comentario, el por qué siempre habia dos, o sea yo y otra persona, pero el otro eres tú... vdd?

Bueno, creeeo que así es.


Buena noche señor de las noches.

Berenoise dijo...

y justo cuando mandé el comentario anterior hay 3 online, que miedooo, ese contador incrementa mi paranoiaa!!