lunes, noviembre 20, 2006

PSYCHO SA. de C.V.

Photobucket - Video and Image Hosting


Para Patric Beatman, mi director de área.

Tengo una teoría que seguramente nunca podré comprobar: si se le hicieran test psicológicos a todos los gerentes, directores, viceopresidentes y ejecutivos de alguna empresa de la inciativa privada (cualquiera), lo más seguro es que los resultados le pararían los pelos a más de uno. Sin lugar a dudas, muchos de los hombres de empresa padecerían trastornos de la personalidad de los más severos tales como sociopatía, megalomanía, paranóia, e incluso alguno que otro podría ser un fabuloso émulo de Jack el destripador.

Para explicar esto tendré que contar un poco de la vida del Lobo que escribe: además de escritor, este papirrín tiene otra profesión, una ingeniería en comunicaciones, la cual ejerce en una compañia de servicio celular. Esta ilustre empresita está considerada (junto con el grupo del que forma parte), como una de las más negreras en el mercado laboral mexicano (Que, por otro lado, jamás se ha caracterizado por ser muy benigno para el trabajador).
La actual vida laboral en México es una mezcla extraña: se trata de implementar los métidos administrativos más modernos, probados en otros paises, tales como las 5 s japonesas o las normas ISO900x junto con prácticas propias de una hacienda henequenera del siglo XIX. Muchos de nuestros pro-hombres y capitanes de industria no desmerecerían junto a Gengis Kahn o (si es un gerentillo), Felix María Calleja. Y esto no es raro, pues en el mismo lenguaje organizacional hay ecos del lenguaje de las matanzas y las conquistas de los antiguos imperios: "recortes de personal, reducción de manos ociosas, optimización del capital humano, irrupción y conquista en mercados..." .Los nuevos hunos ya no utilizan hachas ni yelmos, sino modernísimas Lap tops y trajes Ermenegildo Zegna.
Y es esta misma concepción de la empresa como un imperio listo a expandirse obliga a los profesionistas que trabajan en ella a adotpar una personalidad exterminadora, de ronin, de asesino a sueldo, pues no existe al confianza ni entre los propios compañeros. El colega no es un compañero de armas sino un competidor con el cual hay que lidiar y, de ser posible, echar del camino. Es usual que los superiores pongan a "pelear" a dos empleados con jerarquia similar con el fin de escoger al más apto, al más agresivo, al winner. (Aquí en mi empresa a eso lo llamamos Palenque management) La única ética posible en éste marco laboral es la del éxito a cualquier costo, sin importar los medios para lograrlo. Esto, en una persona normal, paulatinamente va creando una seria distorsión de la personalidad.
Por que, al contrario de lo que piensan muchos, las esferas laboral y personal en la vida no se pueden separar. Siempre quedan rastros de una en otra. Un jefe de personal autoritario por fuerza tendrá que serlo en casa; una eficaz lienciada, experta en optimización de recursos, tratará a sus hijos como si fueran parte de su nómina; un empleado, soldado raso, que es humillado en el trabajo lo desquitará con su mujer y sus hijos.
Todo este fenómeno lo que genera es una gran tribu de solitarios. Hombres y mujeres que, aunque tengan una familia, están todo el tiempo en la oficina o pensando en ella. Si son solteros, la vida de guerrero empresarial les hace muy difícil buscar algún compañero y, cuando lo hallan, generalmente es en el entorno laboral. Son hombres y mujeres que navegan en Internet buscando amigos por que nunca han tenido el tiempo -ni la disposición-, de platicar con su vecino de años; son hombres y mujeres que, si tienen una pareja, el día que se divorcian apenas si lo perciben. son hombres y mujeres que, apenas llegados a los cincuenta años, comienzan con serios problemas de salud derivados de años de estrés y mala vida, son los mismos que, al perder el trabajo, se tiran al metro o se cuelgan de una viga. Son los mismos que mueren en accidentes de tránsito muchas veces provocados por el cansancio o el exceso de alcohol.
Además, en México, de pocos años para acá se ha dado una degradación paulatina de las condiciones de trabajo para los profesionistas (y para los empleados en general). Ya es un sueño pensar que al empleado algún día su empresa lo va a jubilar, las prestaciones obligatorias cada vez son menos, la jornada de ocho horas de trabajo es un muy bonito cuento de hadas. Además, los empresarios se dan sus mañitas para exprimir más al empleado: contratos de seis meses para no crear antiguedad -y así ahorrarse una liquidación-, pago por honorarios para que el siervo con título pague sus propios impuestos, triangulación de compañias para evitar el pago de utilidades... etc,etc. etc. Lo más sobrecogedor es que muchos profesionistas Mexicanos, con años de formación, aceptan estas condiciones sin chistar.
¿Y para qué todo este esfuerzo, toda esta reducción en la calidad de vida personal, de la seguridad, de la salud y de la alegría de vivir? Para hacer que un multimillonario, un enfermo de codicia, lo sea más. El empleado de alguna de estas empresas le regala los mejores quince o veinte años de su vida al trabajo para qué, al llegar a la cuarentena, lo sustituyan por un profesionista veinteañero más fresco, voraz y barato. Por que al final, cualquier empleado, para los actuales patrones, no es sino un número rojo en espera de ser ahorrado.
Por eso, cuando estén en el escritorio, frente a un monitor que les lastima los ojos, con dolor de cabeza, sin comer, y después de qunce horas de trabajo contínuo, recuerden: la vida siempre está en otra parte.
Omar Delgado.
2006
P.S. Perdonen por no actualizar este blog tan seguido como quisiera. Me he tenido que saltar las restricciones de la red de la compañia (o encomienda), a la que pertenezo. Desventajas de no tener Prodigy Infinitum en casa.

5 comentarios:

Sandra Becerril dijo...

Bueno, si me hicieran un test a mi, seguro no saldría muy normal jeje pero q le vamos a hacer? YA mevoy, voy a salir a vivir un poco jeje

besos

Jack Celliers dijo...

¡Pero este post es una porquería! ¡Típico de resentidos que no pueden aceptar el triunfo porque son unos mediocres! ¿Así cómo vamos a progresar?

Mire, le dejó un link a esto que escribió otro de esos marxistoides fracasados como Ud. Seguro que le gusta.

http://barricadabolche.blogspot.com/2005/12/pequeo-estudio-sobre-la-clase-media-o.html

Y ahora lo dejo que tengo que tomar mi Prozac con anfetaminas y un buen vaso de Jack Daniels.

Rax dijo...

Hola, Omar!
Feliz año y muchos abrazos. ¿Cómo va todo?
Está super duper este post, tienes toda la razón... lo peo de todo, creo, es que la gente dice: "ah, no tengo vida, me explotan, estoy neuras... ¡quiere decir que soy importante! ¡logré todas mis aspiraciones!"
Chale...

Rubén dijo...

No ps si9 me hicieran un test a mi, toods se volverían locos. Yo por eso voy a ser indigente, abajo el trabajo.

Cebolla dijo...

Es muy cierto que las esferas laboral y personal no se pueden separar. Fíjense nada más si pueden distinguir quién es abogado, quién informático, quién profesora de inglés...

Y también es cierto que la vida pasa por otro lado. Muy cierto.